miércoles, 21 de diciembre de 2016

Semillas de linaza y ajo para bajar de peso.

Para tener una figura ideal y un abdomen plano es necesario desintoxicar nuestro organismo y eliminar todos  los desechos de nuestros intestinos. Para ello debemos comenzar poco a poco.

 

Ingredientes.


  • 1 o 2 ajos pelados
  • 1 cucharada de semillas de linaza
  • 1 vaso de agua


Preparación.


  1. Picamos con un cuchillo 1 o 2 ajos en trocitos.
  2. Ponemos 1 cucharada rebosante de semillas de linaza en 1 vaso con agua.
  3. Al vaso de agua con linaza le agregamos los trocitos de ajo.
  4. Tomamos

 Las propiedades antioxidantes del ajo y la linaza juntas son una fuente de energía muy poderosa en nuestro cuerpo.
El ajo contiene una sustancia llamada alicina que tiene efectos antibacteriales y antioxidantes. Además, tiene otro contiene Sulfuro de dialilo, que fortalece el sistema inmunológico y ayuda a combatir la diarrea infecciosa y controla el colesterol.

La linaza por su parte tiene alto contenido de omega 3 y tiene un alto contenido de fibra. Limpia los intestinos como ningún otro producto natural, eliminando todas las impurezas y toxinas que se quedan acumuladas en nuestros intestinos.


La persona que sufre de estreñimiento esta receta les va servir para combatir este problema,  regula la digestión.  La limpieza que hará este remedio nos va a dejar preparados para recibir comida sana y nutritiva.

Después de realizar esta limpieza del ajo y la linaza nuestro cuerpo se adaptará de tal manera que solo vamos a querer comer comida saludable.

Está comprobado que un organismo lleno de toxinas no va adelgazar por más que se hagan dietas estrictas porque retiene líquidos y por dichas toxinas. Un metabolismo que está intoxicado no se moverá a la misma velocidad que aquel que está totalmente limpio. Acumular toxinas es una forma segura para aumentar de peso. Al igual que  desintoxicarse y depurar el organismo periódicamente es una medida segura para bajar de peso.


Modo de uso.

Si no estamos acostumbrados a consumir la linaza, debemos comenzar consumiendo pocas cantidades e ir aumentando las cantidades con el paso de los días. Lo ideal sería comenzar con una cucharadita pequeña por 3 días, luego aumentamos a 2 cucharaditas otros 2 o 3 días, y si vemos que no nos causa diarrea, empezamos con 1 cucharada grande, y en una semana estaremos preparados para una y media o 2 cucharadas.

Si te gustó deja tus comentarios en la entrada y comparte en las redes sociales.



Puede interesarte.



No hay comentarios:

Publicar un comentario